• Inicio

  • Esta es la página índice del foro
Relata tu experiencia con la ansiedad

Moderadores: LuisCortes, Rampage

 #6026  por C.P.M
 Mié, 02 Jul 2014, 07:48
Hola a todos, amigos.
Tengo 36 años y mi historia comienza un día estando trabajando, cuando me empezó a dar un mareo y pérdida de fuerza y hormigueo en la parte izquierda del cuerpo. Yo pensaba que era un infarto o algo parecido.
El caso es que, siempre he sido deportista y la semana anterior de ocurrirme esto, había aumentado drásticamente el ejercicio físico y reducido los nutrientes para perder un poco de peso para el verano de manera inconsciente, lo que me produjo esos síntomas un día trabajando.
Pedí una ambulancia pero me la denegaron porque no tenían ninguna libre y, al verme desamparado y solo en mi trabajo, me produjo un nerviosismo extremo pensando que iba a morir. Llame también a mi mujer, que fue la que finalmente me vino a buscar y me llevó al hospital para hacerme muchas pruebas, saliendo todo normal.
Desde entonces, la ansiedad está ahí.
He acudido al médico de cabecera y me recetó Orfidal para esos momentos de miedo y nerviosismo insuperable, aunque le expliqué que tomo unas pastillas naturales, mezcla de plantas relajantes denominado "Serenia", combinado con infusiones para después de la comida y cena. Me dijo que, si prefería tomar plantas antes que medicamento... (por lo del Orfidal, ya que le dije que prefería evitar los químicos).
He de decir que no es la primera vez, ya que muchos años atrás, me ocurrieron los mismos síntomas al hacer lo mismo con la alimentación y entrenar fuertemente teniendo que acudir a un psicólogo que me ayudó bastante, además de tomar Orfidal (medio por la mañana, medio por la tarde y uno para dormir). Me dijo que tenía que relacionarme, ya que llevaba tiempo parado y sin salir con amigos, lo que no llenaba la mayor parte del tiempo libre. Mis principales síntomas son: Miedo a que me ocurra algo desagradable o hacerle algo malo a los que me rodean (esto último ha menguado un poco, gracias a Dios), mareos constantes, tensión en la vista que me hace parecer que no estoy donde estoy y con quien estoy, estómago cerrado (no tengo casi apetito, aunque procuro comer para no caer en desnutrición), nerviosismo general y, sobre todo, tengo un miedo horroroso a padecer una depresión, ya que he tenido amigos con depresión y alguno ha optado por el peor final y algún otro lo ha intentado. Yo nunca he tenido depresión, ya que soy muy alegre y siempre tengo predisposición a hacer cosas nuevas. Perdí a un amigo por voluntad propia al sufrir una depresión (aunque he oído que tenía ansiedad) y es lo que más me asusta. Ayer mismo, decidí eliminar el Orfidal para todo el día y tomar las pastillas de "Serenia", junto con las infusiones, pero he tenido toda la noche unas pesadillas horrorosas, como por ejemplo, que me levantaba en mitad de la noche y me tiraba por la ventana (el amigo que he mencionado, acabó así). Hace diez años que lo perdí, pero aún me acuerdo mucho de él y sueño a veces cosas relacionadas con él.
Tengo que darle las gracias a Eric, porque viendo sus videos, he perdido mucho miedo, pero como sabemos, la ansiedad sigue ahí. En primer lugar, he seguido uno de sus consejos más importantes y he eliminado las causas que me provocaban mucha ansiedad, que es cambiarme de trabajo. Mi trabajo consiste en estar muchísimas horas solo y sin hablar con nadie, además de cambios bruscos de turnos que me trastornan el sueño y las horas de alimentación. Al estar tanto tiempo solo, me da lugar a pensar cosas absurdas y a prestar especial atención a lo que me ocurrió, que si te sucede un ataque o algo, estás desamparado y aparece la ansiedad.
Hoy empezaré a tomar "Triptomax", rico en triptófano, siguiendo los consejos de nuestro amigo Eric. Además, seguiré con las pastillas de "Serenia", combinado con las infusiones relajantes, aunque tengo un miedo atroz a las pesadillas. Estoy de vacaciones en la playa con mi mujer y no estoy disfrutando por culpa de este maldito estado de ansiedad.
Muchas gracias y espero encontrar a gente que le ocurra algo parecido para ver si podemos ayudarnos mutuamente.
Un abrazo.