• Inicio

  • Esta es la página índice del foro
Relata tu experiencia con la ansiedad

Moderadores: LuisCortes, Rampage

 #47510  por Venus2324
 Jue, 30 May 2019, 09:54
Bueno, quiero comenzar diciendo que tengo prácticamente desde los 13 años o quizás más con problemas de ansiedad y depresión, más sin embargo nunca había sufrido un ataque hasta que un día con mis 15 años, iba camino a mi casa sentada en el auto de mi novio en esos tiempos, cuando de repente comencé a sentir mucho miedo de la nada, no sabía a qué le tenía miedo pero esa sensación se hizo presente, mis manos y pies comenzaron a ponerse frías y a sudar, de repente rompí en llanto sin razón aparente, y no podía controlarme, mi madre me vio y como ella es muy creyente me hizo que rezara (yo no soy creyente), obviamente esto sólo lo empeoró, después de un momento todo volvió a la normalidad y no me volvió a pasar nada. Siempre fui ansiosa y se demostraba en que mis dedos estaban pelados porque me quitaba la piel sin darme cuenta, pero como dije nunca pasó a mayores más que esa vez. Después a los 19 años, ya en la universidad, comencé a notar que de repente me sentía muy abrumada emocionalmente, y me sentía muy incómoda, me comenzaban los mismos síntomas que aquella vez y se volvía peor, me daban ganas de huir y que nadie me viera, tenía que salirme de clases a llorar al baño o a algún lugar que no estuviera encerrado, incluso llegué a vomitar por la sensación de tanto miedo. Desde ahí los ataques me daban recurrentemente, pero no eran muy seguido, y siguieron con esos mismos síntomas, después hace como dos años cesaron y nunca les presté tanta atención para ser sincera. Pero hace 2 meses (teniendo 23 años) comencé lo que podría llamar el mismo infierno. Era un día muy bueno, me sentía muy bien, estaba con mi pareja actual con la cual llevo ya dos años, nos encanta cocinar. Ese día estaba muy alegre porque después de haber estado un tiempo sin trabajo, por fin ya llevaba un rato trabajando y podía darme el gusto de comprar muchas cosas para hacer de comer algo de lo cual teníamos antojo desde hace mucho tiempo, estuve súper emocionada todo el día, sintiéndome con mucha energía y con ganas de ya llegar a casa a hacer de comer. Era muy temprano aún, por lo que desayuné sólo café y pan, casi una hora después comencé a sentirme extraña pero no le presté mucha atención, por lo que mejor me metí a bañar para en un rato más ponerme a cocinar, después de bañar esa sensación aumento, pero, no era nada emocional a diferencia de otras veces, era algo más bien físico, aunque no sabría explicar exactamente qué era, quise dejarlo de lado, pensando que quizás el café me estaba causando malestar (no lo soporto muy bien) y pues sólo me concentré en cocinar, comí, y todo estaba bien, pero a los pocos minutos me comencé a sentir mal físicamente, y mejor decidí dormirme para que se pasara. No pasaron ni dos minutos de estar dormida cuando me desperté sintiéndome muy mal, mareada, con muchas náuseas, desesperada, y de repente comencé a sentir mucha opresión en el pecho, no podía respirar para nada, sentía que iba a desmayarme y sentía la garganta súper seca, estaba temblando incontrolablemente, le rogué a mi pareja que me llevara a urgencias porque pensé que estaba teniendo un ataque al corazón, su hermana me llevó y él arribó después. Comencé a desesperarme puesto que no me pasaban y comenzaba a caminar en círculos y a llorar porque estaba muy desesperada. En fin, me chequearon físicamente y todo y me dejaron en observación un rato, dejándome ir después a las 2 horas alegando que había sido un ataque de ansiedad, me inyectaron algo para ello, más sin embargo no funcionó, me dijeron que si persistía volviera, y así fue, mi pareja durmió y yo no podía conciliar el sueño, ahora además de todos esos síntomas me dolía horrendamente el estómago y mi brazo se sentía entumido al igual que mis piernas, volvimos y me hicieron un electrocardiograma para descartar un infarto, y al final estuve ahí casi 3 horas, con diagnóstico de intoxicación alimentaria (no tengo idea por qué) me dijeron de ir a consulta con mi médico familiar y que él siguiera el tratamiento, me mandó a realizar análisis de sangre y orina y al parecer resultó que tenía una infección urinaria, más sin embargo consultando con varios médicos muchos diferían en ese diagnóstico, y mientras unos me decían de no tomar nada pues todo estaba normal, otros me decían que si lo hiciera, al final seguí el tratamiento y volví a realizarme exámenes de lo mismo saliendo todo bien, más sin embargo yo comenzaba a sentirme mal, todo el día me la pasaba con temblores, dolores de estómago, mareos náuseas, dormía a duras penas sintiéndome temblorosa y mal y en cuanto despertaba igualmente me sentía mal. Luego vino un nuevo síntoma, una sensación desagradable en la garganta, como si me estuvieran ahorcando todo el tiempo, no le tomé importancia hasta que esta misma me impedía comer y evolucionó hasta el punto de no poder ni pasar líquidos, de ahogarme con la comida, estuve más de 3 semanas así, en las cuales, en una sola bajé 5kgs por no estar pudiendo comer bien y además vomitar todo lo que comía por la sensación en garganta que me producía esto. Siempre suelo buscar mis síntomas en internet o fuentes de información para poder estar más metida en el tema y comprender mejor a los doctores, más sin embargo esto fue un error, ya que mis síntomas apuntaban a que todo era un cáncer de esófago, se me hizo muy poco probable, y lo dejé de lado, hasta que después de días me topé con un vídeo de youtube en las recomendaciones en las cuales aparecía el caso de una mujer con cáncer de esófago (que por cierto ya falleció) y oh sorpresa, todos mis síntomas eran iguales a los de ella. La idea de tener cáncer se metió tanto en mi cabeza que me puse peor en mis síntomas, y terminé acudiendo a una gastroenteróloga, la cual me recetó más cosas aún, su diagnóstico fue gastritis y colitis muy fuertes, debo de aceptar que a pesar de seguir el tratamiento y notar mejorías incluso ahora mismo sigo sospechando de tener cáncer y la idea no me sale de la cabeza pero no me atormenta demasiado. Los síntomas desaparecieron quedando algunos cuantos. Después de ello llegó el dolor de cabeza y el oído, llegué a sentirme el ganglio derecho inflamado y me salieron bolitas en los oídos (acné completamente normal) más sin embargo, recordé los síntomas de aquella mujer, que mencionaba como tenía una bolita en el cuello ya que el cáncer había recorrido hasta allá, cosa que me alarmó, además de los dolores en la cabeza, pensaba que el cáncer se había ido hasta mi cabeza y me comencé a sugestionar aún más. Creo que llegué a mi punto culminante, cuando me di cuenta que buscaba más de 10 veces al día mis síntomas tratando de encontrar algo que se adecuara a mí y no fuera cáncer, o curas para ese cáncer, ya me daba por muerta prácticamente. Un día volviendo de urgencias (debido al dolor de cabeza) estaba exhausta ya que lo que me habían aplicado no había funcionado y sólo quería llegar a dormir, cuando quise dormir, no podía, ya que miles de pensamientos comenzaban a invadir mi cabeza, eran pensamientos ilógicos sin relación alguna, imágenes, escenas, personas, miles de voces en mi cabeza diciendo cosas al mismo tiempo , e incluso mi misma voz, por ejemplo : “hoy tengo que sacar a pasear el perro porque si no la araña gigante se la comerá,” “¡¿Ah ya viste ese plato enorme de ropa sucia?!”, “prende la tele de nuevo para poder ir al baño”. O escenas ilógicas, por ejemplo: un pie con un piercing en el dedo gordo saliendo de la boca de un hombre mientras una enfermera lo observaba perpleja. Vaya, pensamientos sin pies ni cabeza, sin sentido y todo al mismo tiempo, mi mente iba a mil por hora. Cuando yo me daba cuenta de esto trataba de pararlos, pero era como si todo ello fuera más fuerte que yo y volvía a comenzar todo el barullo y sentía incluso dolor cuando intentaba pararlos, sentía como si una fuerza extraña me empujara contra la cama y me lastimara la cabeza. Sentí como si hubiera pasado media hora sin poder dormir, cuando revisé mi reloj me di cuenta que ya había pasado más de cuatro horas. Esto me llenó de muchísimo miedo, y no sé cómo al final logré dormir, pero desperté muy temprano sintiéndome temblorosa y mal, sintiéndome irreal, no reconocía nada a mi alrededor ni mi propio cuerpo, todo se sentía como un sueño. De la desesperación comencé a llorar, y le dije a mi pareja respecto a lo sucedido, y no obtuve mucho apoyo de su parte, creo que a muchos nos pasa que los demás no nos entienden en estos asuntos y hasta la fecha creo que siguen sin entenderme.
Bueno, al fin comencé a mejorar, los síntomas fueron cediendo, hasta que un día terminé en urgencias de nuevo por un dolor parecido a la apendicitis, me ingresaron en el hospital y estuve ahí dos días sin comer ni tomar absolutamente nada por si tenían que operarme, al final descartaron el diagnóstico y me dejaron ir a casa diciéndome de tener otro episodio de colitis muy fuerte. Desde ese día todos los síntomas gastrointestinales volvieron, igualmente los dolores de cabeza. Hubo un día en el que estando con mi pareja traté de acostarme en la cama y me di un golpe fuerte en la cabeza contra la pared, me puse demasiado ansiosa porque pensé que eso me provocaría algo peor y me daría quizás un derrame cerebral o algo por el estilo. Ese día 3 horas después aproximadamente estaba teniendo un juego previo con mi pareja para tener relaciones, esto me causó demasiada agitación y malestar en el pecho además de mareos y muchas náuseas, por lo cual dejé de hacerlo y mejor dormí, más sin embargo no le di importancia. Al día siguiente fui al médico por la cuestión de la colitis para que me diera tratamiento y aproveché para mencionarle el golpe en la cabeza lo cual descartó como algo complejo y listo. Pero más tarde ese día comencé a presentar un dolor en el pecho bastante fuerte al igual que en el brazo, me costaba mucho respirar y me dolía demasiado hacerlo, sólo me fui a dormir pensando que se me quitaría, más sin embargo al siguiente día estuve así y fui a urgencias de nuevo, su diagnóstico fue una inflamación en los cartílagos de las costillas ya que todo se veía bien en mis signos vitales, más sin embargo el tratamiento no funcionó y decidí ir con mi médico familiar de nuevo el cual me mandó un electrocardiograma y más análisis de sangre y orina además de una radiografía. Todo salió normal, sólo el electrocardiograma salía alterado, por lo que me derivó con un cardiólogo, al ver que la cita duraría mucho, acudí mejor a un cardiólogo privado a que me realizara más pruebas en las cuales todo salió normal, y mi corazón está perfectamente bien. Los síntomas cesaron incluso antes de los exámenes (ecocardiograma con prueba de esfuerzo y prueba holter de 24hrs) sólo se mantuvo los dolores de cabeza (cabe mencionar que nunca en mi vida había sufrido de ellos hasta ahora) estos dolores siguen, por lo cual me derivaron ahora a un neurólogo, al cual tengo cita para la semana siguiente. Estoy esperando no tener nada en absoluto, y de cierta forma esperaba tener algo en el corazón para poder comprobar que todo lo que siento es real y no creado por mi ansiedad, pero no es así, ahora me siento desesperada puesto que no tengo respuesta aún para poder descartar algo físico y dejar lo mental.
Esto en definitiva es la peor etapa de mi vida, a veces siento que no puedo ya con todo este dolor tanto físico como mental y deseo terminar con mi vida. Tengo mucho miedo y no puedo dormir muchas veces. Estos dos últimos meses no he ido a la escuela ni al trabajo por lo cual perdí mi empleo y a pesar de mis esfuerzos de trabajar y estudiar al final, la escuela también terminó mal, suspendiendo todas mis materias. El hecho de no tener trabajo me pone más ansiosa aún ya que mi madre ha tenido que hacer todos los gastos en mí y eso me estresa aún más, ya que es dinero que ella guardó de cuando mi papá murió y es para mi hermana que aún es menor de edad, y me da culpa que se tome de ese dinero para mí. A pesar de ese apoyo tan enorme de mi madre, no me siento apoyada, siento que nadie me entiende, ella dice que vaya a la iglesia o me acerque a dios porque de seguro algo malo hice y por ello dios me puso esta prueba, como dije anteriormente, yo no soy creyente, pero a veces siento esa presión de parte de ella para que crea forzosamente. Siento que no me creen ni ella ni mi pareja, y todo lo que siento siempre me dicen que es por ansiedad, y que estoy así porque yo quiero y no hago nada. Estos días he tenido una sensación horrible de querer terminar con mi vida, y siento que no podré controlarme, he notado que hago ya cosas sin querer, mi mente piensa una cosa (se podría llamar mi razón) y mi cuerpo hace otra sin que yo se la pida. Por ejemplo ayer estaba sufriendo de un ataque muy fuerte de ansiedad, y pensé dentro de mí en llamar a mi pareja para que se despertase, más sin embargo no quería hacerlo para que él siguiera durmiendo, de repente me encontré moviéndolo y hablándole por su nombre, sin yo quererlo. Esto me asustó demasiado, porque ahora siento que no tengo control de mi cuerpo, de mis acciones, y me da pavor hacer algo como terminar con mi vida o hacerle algo a alguien más.
Me siento horriblemente sola, se lo platiqué a mi pareja y sólo me llamó exagerada y que de mi dependía si hacía esas cosas o no. Es mi mayor confidente, puesto que a mi madre no deseo decirle nada por miedo a que a ella le afecte ( ya está muy preocupada por mi). Pero siempre que le digo cosas a él, usualmente no responde o suele ser cruel en su forma de decir las cosas. Sé que debo de comprender a los demás puesto que no se sienten como yo, pero siento que nadie me comprende, y sólo me hundo más en esto.
No he salido de casa en estos dos meses más que con los médicos, y me da pavor salir a algún otro lado más, sigo perdiendo peso y además ahora me gustó mucho menos físicamente por lo mismo, la gente que me ve todos me dicen lo enferma y demacrada que me veo, y yo sólo siento que ya no puedo más…
Ya no puedo hacer nada más que estar acostada todo el día y esperar a que anochezca para poder por fin dormir, y ni así puedo descansar por las incontables pesadillas.
He perdido todo, ya no hago nada de arte que es lo que más me gustaba y ya no disfruto ni siquiera de comer, que era lo que más me hacía feliz en el mundo.
Siento que cada vez me pierdo más a mi misma y sólo quiero que todo esto acabe, siento que va a ir para largo toda esta situación y quiero, quiero que ya por favor esto pare.