Página 1 de 1

Ansiedad en proceso de curación. Grandes avances y técnicas que usé.

MensajePublicado:Mar, 05 Feb 2019, 13:25
por GermanGomez
Hola a todos. Me llamo German, tengo 26 años y llevo con ansiedad 7 meses. O por lo menos hace 7 meses que tuve mi primer ataque de pánico. Yo creo que la ansiedad viene subiendo desde antes de nuestro primer episodio "debut".

Estuve como 2 meses con ataques de pánico que se sucedían cada 4 o 5 días. Incluso he ido al médico, me hice análisis de todo y, aunque salieron todos bien, yo seguía con esa tensión en mi cuerpo.

Ahora me doy cuenta los errores que cometía. Desde tratar de tranquilizarme, a empezar a evitar los lugares que me daban ansiedad (agorafobia). No podía ni salir de casa por miedo a que me agarre un ataque en la calle.

Un día, leí un artículo que me cambió el modo de pensar con respecto a los ataques de pánico.

ARTÍCULO:
"Vamos a explicar este circulo vicioso con mayor detalle. Una vez que se ha experimentado ansiedad “sin razón
justificada,” la persona adopta una actitud ansiosa ante la
perspectiva de sentirse ansiosa. Cree algo como “Si me
siento ansioso será terrible.” Pensar de esta manera conduce a la ansiedad. Entonces la persona advierte su ansiedad
y cree algo como “Oh Dios mío, me estoy poniendo nervioso.” Esto le lleva a una mayor ansiedad, lo cual dispara
más pensamientos como “Oh Dios mio, estoy perdiendo el
control. ¿qué pasará si me desmayo (o tengo un ataque de
pánico, un infarto o me comporto como un loco)?; ¡sería
terrible!” La ansiedad aumenta de nuevo lo cual conduce a
más “pensamientos” ansiosos y así consecutivamente.
Ahora este patrón ocurre increíblemente rápido y probablemente la persona únicamente es consciente de la sensación de pánico.
Además, puede que sea una de las muchas personas
que “sobre-respira” (hiperventila) cuando está nerviosa.
Esto significa que toma demasiado oxigeno y, paradójicamente, siente que necesita inspirar más aire, mientras que
realmente necesita menos. “Sobre-respirar” provoca sensaciones como hormigueos, desmayo, inestabilidad y palpitaciones del corazón. Sin conocer esta información, la
persona puede considerar que estas sensaciones son la evidencia de que realmente algo en su cuerpo funciona mal y
que “será horrible.” Este pensamiento le provoca más
ansiedad y el circulo vicioso continúa.
Sin la presencia de la actitud ansiosa que afirma que
“será terrible,” probablemente no se produciría el pánico
,
incluso aunque la persona tendiera a sobre-repirar. Por esto
es necesario que se identifique y cambie esta actitud ansiosa para sentar las bases de la solución del problema. Sin
embargo, muy poca gente lo entiende y por consiguiente
esta explicación no es de dominio público. Por lo tanto, lo
que normalmente se hace es evitar las situaciones en la que
se teme que pueda sentirse ansiedad. Si no se evitan estas
situaciones se puede seguir enfrentando la situación que dispara la ansiedad utilizando varias técnicas diseñadas para
auto-distraerse de la ansiedad (por ejemplo, relajación, contar hasta diez, beber, etc.). Estas técnicas pueden ayudar a
corto plazo pero a menudo no solucionan el problema y en
el caso de que se consuma alcohol para mitigar la ansiedad
esto es ciertamente peligroso.
¿Qué se puede hacer? En primer lugar, distinguir
entre las actitudes de “malestar” y “terrible.
” Terrible significa probablemente para la persona que lo piensa literalmente el fin del mundo. La ansiedad no es el fin del
mundo. Es molesta, tremendamente molesta a veces, pero
no es terrible a menos que la persona lo defina así. Si se
define la ansiedad como terrible entonces se inicia otra
vuelta alrededor del circulo vicioso. Por lo tanto, cuando
uno se siente ansioso, debe mostrarse a sí mismo que la
ansiedad es incómoda, mala, inconveniente pero no es
peligrosa y no es el fin del mundo.

En segundo lugar, debe decírselo en la situación de la
que se ha intentado alejarse. Esto parece fácil, y lo es,
¡PERO NO ES TAN FACIL! Es importante recordar esta
distinción. Uno se ha entrenado a sí mismo para pensar
que la ansiedad es terrible y el cuerpo reacciona a esta
definición. Va a llevarle algún tiempo entrenarse de nuevo
para pensar que la ansiedad es tremendamente molesta
pero no terrible. Y el cuerpo tardará más en reaccionar a la
nueva definición.

En tercer lugar, he comprobado que el siguiente principio que desarrollé hace algunos años es muy útil. Le
llama “desafiante pero no irresistible.” Con esto quiero
decir que si la persona cree que una situación puede ser
abrumadora para ella, entonces quizás es mejor no enfrentarse todavía a ella. Pero sería un error enfrentarse muy
gradualmente y solo hacer las cosas que se pueden hacer
cómodamente. Vencer la ansiedad significa tolerar las
molestias por lo que es importante enfrentarse y no alejarse de los sentimientos incómodos. Así se debe escoger
para empezar una experiencia que se encuentre desafiante.
Si no se supera con éxito, se debe recordar que es infortunado, no “terrible.” Se debe seguir aplicando este principio de “desafiante pero no irresistible.

Por lo tanto se
recomienda usar la misma actitud con el pánico. “Si tengo
un ataque de pánico, tengo un ataque de pánico, que es tremendamente molesto pero no terrible.”
" Fin del artículo.

Un concepto del que habla es "la ansiedad por ansiedad". Yo curé los ataques de pánico porque cuando empezaba a sentir esos primeros nervios precedentes a un ataque, empezaba con la cantinela "si me agarra un ataque de pánico, son 30 minutos de sufrimiento que siempre pasan".

Primera semana: Me temblaba todo el cuerpo, pero seguía con la cantinela "no es el fin del mundo, si me agarra no será terrible, sino tremendamente molesto". Sensación de ahogo, tensión en el pecho, hormigueo en las piernas, etc. Pero no me escapé más. No traté de pensar en nada más que mi cantinela. Y en seguir haciendo cosas que me gustaban.

Segunda semana: Adentro de mi casa estaba ya muy bien. No tenía ataques, sólo una presión en el pecho. Y siempre con la tranquilidad de que estaba avanzando, y que en 1 semana (no mañana) iba a estar un poco mejor. Iba por mi siguiente desafío: Salir de casa.

Tercera semana: Empecé a recibir la visita de mis amigos otra vez (ni siquiera a ellos los podía ver de la ansiedad que tenía) y les decía de sentarnos en la vereda. Un día tras otro, aguantando los nervios y la tensión. Poco a poco dejé de sentir ansiedad estando con ellos.

Cuarta semana: La primera vez que fui a Urgencias me recetaron clonazepam para los ataques. De 0,5. Es muy poco pero me ayudaron durante los primeros ataques, antes de leer el artículo citado. Volviendo a la tercera semana, ponía un cuarto de pastilla en mi bolsillo como seguro. Nunca las usé. Me fui al centro con mis amigos y no saben lo que sufrí :D. Aguanté. Con mi cantinela y pensando en mi "seguro". Volví a casa temblando pero sin ataques.

Quinta semana: Empecé a correr. Con mi "seguro" en un bolsillo. Fue una gran liberación, el ejercicio físico. Corrí durante los siguientes dos meses. Un día me olvidé de llevar mi "seguro", y me di cuenta recién cuando había vuelto a casa. Al otro día no lo llevé. Sin ataques.

Tres meses después: Volví a salir con mis amigos. Voy a la playa, al centro, a la piscina, etc.


Con lo único que estoy librando batalla ahora es con los pensamientos obsesivos, negativos. Para eso estoy yendo a un psicólogo, que te ayudan muchísimo.

Pero la agorafobia, y los ataques de pánico, no me molestan más.

Re: Ansiedad en proceso de curación. Grandes avances y técnicas que usé.

MensajePublicado:Mié, 06 Feb 2019, 01:11
por valentin (mex)
Que tal German
Gracias por compartir
Concuerdo contigo, casi no hablamos de la ansiedad anticipatoria pero tienes toda la razón, con ella alimentamos el problema.
Es una parte fundamental de la enfermedad.