Página 1 de 1

Alimentar y destruir la ansiedad

MensajePublicado:Sab, 03 Ago 2019, 02:26
por Josepth
Hola a todos, ya he podido contar mi experiencia acerca de los comienzos de mi ansiedad que he padecido por más de 6 meses, y lo peor de todo es que no vino solo, tenía otros males que empeoraron mi ansiedad a causa de mis descuidos como la presión alta (mala alimentación) con cansancio y ritmo cardiaco acelerado, gastritis crónica (algo que debí tratar ya hace tiempo) que genero dolores en el pecho, generando confusión con un paro cardiaco. Y lo que desencadeno como los dolores de cabeza en todas partes, mareos, náuseas, sudor y visitas al hospital a media noche.
Lo tenía presente en cada momento del día aun lo tengo. Lo que lo alimentaba mi ansiedad era la mala información, lo que leía y escuchaba en internet y daba paso a mayores preocupaciones al grado de querer morir. Muchos lo hemos deseado y hemos tratado de olvidar algo que hemos leído, nos han dicho y escuchado de una manera surrealista. En mi caso por ser hipertenso aumentaba más el miedo a no poder vivir tranquilamente y sufrir de un paro cardiaco o un derrame cerebral. Algo que tengo presente si no me sigo cuidando. Otro caso es llevarlo a otros niveles, un ejemplo fue que me soñé que había muerto mi amigo y alguien me dijo que yo era el siguiente si no me cuidaba (algo surrealista que alimento mi ansiedad).
Lo que tengo presente y como muchos es poner mi mano en el pecho y sentir mi ritmo cardiaco, algo que me intriga, es no saber cuál es ritmo cardiaco al dormir, al descansar y estar activo, ¿Cuánto más poder hacer cardo sin desmayarme sin morir? Casi siempre (antes de la ansiedad) he estado en el gimnasio 4 o 5 veces a la semana dando lo mejor de mí. Ahora me limito hacer cardio en mi casa con moderación.
Por ahora la única manera de tener la ansiedad en lo más bajo de mi mente es echarle la culpa a otra molestia, si tengo una punzada o dolor en el pecho me digo que la gastritis no se ha curado por completo, si mi ritmo cardiaco aumenta, me digo que no estoy haciendo ejercicios todos los días y debería caminar más, y si tengo temor y escalofríos, es porque no me estoy cuidando mejor por el frio. Tener alguien que te escuche y te de ánimo puede cambiar mucho la situación, alguien que te abrase y te diga que son va a pasar nada malo. Muchas veces pienso en las personas que admiro, aquellas que son diferente a nosotros y que me dicen “Levántate, hoy lo puedes superar”.
Cualquiera que fuera mi molestia, cualquiera que fuera el lugar, trato de pensar de que no estoy solo y que entre nosotros podemos ayudarnos hermanos…