• CHOICE (Elección) by Steven J. Phillipson, Ph.D.

Advertisement
TOC
En ocasiones la ansiedad se manifiesta como un trastorno obsesivo compulsivo.

Moderadores: LuisCortes, Rampage

 #37783  por valentin (mex)
 Mar, 13 Feb 2018, 16:56
Tanto en el tratamiento del TOC como en vivir una vida disciplinada,
no hay palabra más importante que la palabra "elección".

Elección:

El comportamiento independiente consciente (físico o mental) de selecciónar, tomar decisiones y actuar acorde a una decisión cuando se enfrentan a dos o más posibilidades: la elección entre el bien y el mal, capaz y no capaz, así como de luchar o huir.

• Una gama de posibilidades que las cuales uno o más se pueden seleccionar.

• Un curso de acción (mental o física) que se selecciona o se decide y se pone en efecto.

Este escrito es un llamado a las armas! Su propósito es inspirar a los lectores a llegar a un acuerdo más honesto con las elecciones que serán necesarias para que puedan alcanzar sus objetivos en la vida.

Es lamentable que nuestras escuelas no nos enseñan que nuestros cerebros se componen de muchos sistemas, algunos de los cuales operan con una considerable independencia de los demás.
La independencia de estos sistemas se refleja en la forma en que las personas que sufren de TOC responden a episodios de ansiedad extrema. Al igual que todos los seres humanos, las personas con TOC tienen un fuerte instinto básico de supervivencia y son propensos a experimentar una gran angustia ante la posibilidad de dejar una “amenaza” percibida sin resolver. Sin embargo, cuando lo que experimentan como una amenaza es en realidad una función de su TOC (y por lo tanto, es esencialmente el producto de un error de circuitos cerebrales), que todavía reaccionan a esta amenaza que se percibe como si sus vidas estuvieran en peligro.

Un conflicto de sistemas independientes también puede afectar a aquellos que no tienen TOC. Por ejemplo, una persona puede tener el objetivo de hacer ejercicio, pero cuando la oportunidad de hacerlo se presenta, ella puede encontrarse a sí misma pensando: "Voy a empezar mañana." Del mismo modo, puede ser tentado, alguien cuyo objetivo es ahorrar dinero pueden encontrarse a sí mismo pensando, "Sí, pero esta oferta es fantástica! Mira todo el dinero que estaría ahorrando!" El punto es que sólo podemos hacer decisiones disciplinadas que desafíen los impulsos instintivos o autodestructivos cuando somos conscientes de las agendas contradictorias que nos presenta nuestro cerebro.

Hasta la fecha, el enfoque de mi escritura ha sido el de educar a los pacientes y profesionales por igual acerca de las diversas formas de TOC y los métodos de tratamiento conductual que he encontrado eficaces. Por el contrario, este artículo trata de identificar las cualidades esenciales dentro del paciente que contribuyen al éxito o fracaso del tratamiento. En mi discusión de este tema, voy a dar una atención considerable a conceptos tales como la agencia, la atención plena, y la autonomía.

Agencia se puede definir como la fe que tenemos en nuestra capacidad para responder eficazmente a los desafíos en nuestras vidas. La atención plena (mindfulness) es la conciencia sin prejuicios de una experiencia en tiempo real - es decir, que esa experiencia se está desarrollando - y un reconocimiento de nuestra responsabilidad por las decisiones que tomamos y / o las creencias o perspectivas nos avala en relación con esa experiencia.

La voluntad de los pacientes a ser responsables de las decisiones que toman tiene un profundo efecto tanto en el proceso de recuperación y la consecución de sus objetivos en la vida. Y, finalmente, el término se refiere a la autonomía de las decisiones y acciones de el "guardia", el "yo" que, en base a sus objetivos y valores, toma las decisiones finales sobre cuestiones de importancia para el individuo.

La terapia conductual es una intervención clínica extremadamente potente, con directrices específicas replicables. "La exposición con prevención de rituales (ERP)," un tratamiento basado en la investigación de los trastornos de ansiedad es un método prescrito. Cualquier médico experimentado puede aplicar las técnicas de ERP de tal manera que si el paciente cumple con los protocolos de tratamiento, hay una alta probabilidad de que el resultado deseado con el tiempo se puede lograr. Quiero destacar, sin embargo, que el éxito de ERP depende de la adherencia del paciente en el día a día a los lineamientos establecidos por el terapeuta en las sesiones. El enfoque científico y objetivo de este tipo de tratamiento fue una de las razones por las que elegimos a especializarnos en el TOC y otros trastornos de ansiedad.

John Parrish, Ph.D., mi "maestro" en el Hospital de la Universidad Johns Hopkins, dijo una vez, "El misterio de la terapia no es lo que funciona, pero los aspectos de la terapia o cualidades dentro del paciente que contribuyen al fracaso del tratamiento." Después de tratar TOC desde hace más de veinticinco años, estoy convencido de que la comprensión del paciente de lo que hacer una elección realmente significa tiene una poderosa influencia en el éxito o fracaso del tratamiento.

Con demasiada frecuencia, los pacientes no son conscientes de cómo ciertos malentendidos básicos interfieren con el proceso de hacer una elección. Por ejemplo, muchos pacientes parecen querer asignar la responsabilidad por las decisiones que toman a los demás - en particular sus terapeutas. Esta tendencia puede obstaculizar seriamente el proceso de tratamiento. En este artículo, voy a destacar lo que creo que se requiere para tomar realmente la responsabilidad de las propias decisiones. También se centrará en las formas en que las personas tienden a renunciar a su autonomía, evitando la responsabilidad de vivir de acuerdo con las metas propuestas.

IRRELEVANCIA

Es fundamental para el tratamiento del TOC el concepto de irrelevancia. El TOC es una condición en la cual los enfermos se sienten obligados a resolver o escapar de amenazas imaginarias, el objetivo del tratamiento es que los pacientes se acostumbren a lo que el trastorno ha identificado como una amenaza. Por habituación los síntomas de ansiedad van a disminuir, los pacientes deben hacer un cambio fundamental en cómo se relacionan con las señales el TOC les envía.
Primero y ante todo, deben optar por verlos como irrelevantes. Estas señales pueden así incluir mensajes de fatalidad o desastre inminente que puede provocar ansiedad, culpabilidad, depresión, ira y otras emociones fuertes, y es precisamente a causa de la presencia de estos componentes emocionales que replantear el tema de los mensajes del trastorno como irrelevante es tan difícil.

Pero ésa es la tarea que debe llevarse a cabo si el tratamiento ha de tener éxito.
A menudo utilizo las dos versiones de la siguiente historia para demostrar, en primer lugar, cómo las personas con TOC responden a las señales de la enfermedad antes del tratamiento, y segundo, la forma en los que tienen éxito con el tratamiento y se han habituado a estas señales reclasificándolas como irrelevantes.

David y Ester acababan de ver la casa de sus sueños. Por alguna razón, la casa también era una ganga, y se preguntaron por qué el precio de venta era tan bajo. Sin embargo, todo parecía en regla, por lo que se negoció un precio y compraron la casa, y pronto comenzaron su nueva vida en la casa de sus sueños.

Tres días después la pareja se mudó, Sin embargo, a medida que se preparaban para la cama, se dieron cuenta de un rumor lejano que rápidamente se convirtió en un rugido, acompañado de un traqueteo de vagones. David corrió hacia el patio trasero y, mirando a través de algo de follaje en el borde de su propiedad, se sorprendió al descubrir que el ruido venía de un tren de carga que pasaba a poca distancia de su línea de propiedad.
Las vías del ferrocarril se habían ocultado a la vista por el follaje en el borde de la propiedad, y el dueño anterior había optado por no informarles de la proximidad casa a las vías férreas. Al día siguiente, la pareja infeliz confirmó que dos veces por semana sus vidas se verían afectadas por el rugido de un tren de carga que pasa en la noche.

Sus sueños se habían hecho añicos. Se dieron cuenta de que habían sido engañados, y en repetidas ocasiones se le preguntaron a sí mismos por que no habían hecho un mejor trabajo de revisión de la casa y el barrio.
En los años que siguieron, cada vez que un tren pasaba, maldijeron el día en que se hizo la elección de esta casa.

Consideremos ahora la siguiente versión de la historia:

David y Ester acababan de ver la casa de sus sueños. Por alguna razón, la casa también era un gran oferta, y se preguntaron por qué el precio de venta era tan bajo. hecharon un vistazo a un mapa de la propiedad y la zona circundante y descubrieron que había vías de ferrocarril detrás de la casa a poca distancia de la línea de la propiedad.
la investigación reveló que dos veces por semana, trenes de mercancías pasaban junto a la casa por la noche. Ahora entendían por qué la casa era una ganga. Ellos no habrían sido capaces de comprar una casa tan grande y en tan buenas condiciones. Armados con este conocimiento, y tras hacer algunas negociaciones difíciles, pronto establecieron un precio aceptable. Dos meses más tarde, se trasladaron a su nuevo y hermoso hogar.

En el aniversario de seis meses de la compra de la casa, la pareja tuvo una fiesta para celebrar su buena suerte. En un momento durante la fiesta, hubo un estruendo lejano que creció rápidamente en un rugido, acompañado de un traqueteo de vagones. Alarmados, los invitados preguntaron a la pareja lo que estaba causando todo
el ruido.
David y Ester se miraron el uno al otro y sonriendo, juntos respondieron: "¿Qué ruido?"

En la primera historia, el ruido del tren es visto como la característica predominante de una situación defectuosa.
En el segundo, la actitud de la pareja es que, ya que esto les permitió adquirir tan maravillosa casa, el ruido era irrelevante. Y debido a que no encontraban el ruido del tren angustiante.

El TOC implica el intento del cerebro de advertirnos sobre algo que tiene (incorrectamente) identificado como una amenaza, yo animo al paciente la posibilidad de responder a la señal de advertencia con un grado de "apreciación" por el intento de su cerebro - no obstante, equivocado - de protegerlo.

Estas señales de advertencia provienen de la primitiva reacción de "lucha o huida" y que alcanzan la mente consciente de uno acompañado de intensas emociones y sensaciones. Pero ya que el cerebro es capaz de enviarnos pensamientos involuntarios que no reflejan nada significativo sobre nosotros, podemos descartar de forma independiente tales pensamientos.

CAZANDO AL DRAGON

El deseo de los enfermos de ver que el TOC se vaya y volver a experimentar el tiempo en que estaban libres de sus efectos perturbadores contradicen los procesos de la terapia de conducta.
La meta es ver los “picos” de ansiedad delTOC como algo irrelevante, esto es fundamental para la recuperación de los pacientes y luego considerar los efectos adversos de la desesperada búsqueda de que el cerebro deje de producir la respuesta de pelear o huir.

Una pregunta que con frecuencia enfrentan los psicólogos de la cognitivo conductual es:
"Si estoy asistiendo a terapia para sentirme mejor, entonces ¿por qué No debería estar frustrado cuando, después de esta cantidad de tiempo y dinero, sigo sintiendome mal? "
la respuesta de un experto implica recordarle al paciente que la meta de la terapia cognitivo conductual es hacerlos a ellos consistentemente capaces de tomar elecciones disciplinadas (o sea capaces de elegir no evadir, no hacer compulsión) Independientemente de cómo se sientan.
A los pacientes se les anima a que permitan que mejore su estado emocional por sí mismo y en su propio ritmo.
la meta primaria de este tipo de tratamiento es volver al paciente capaz de demostrarle a su cerebro que los picos/síntomas producidos por el desorden son inconsecuentes.

LAS EMOCIONES NO SON LA META

Por qué tratar de afectar algo sobre lo que no tienes ningún control?
El TOC se caracteriza por un sistema de alarma en mal funcionamiento. Aunque emite repetidamente lo que esencialmente son "falsas alarmas", las emociones que acompañan a estas advertencias se sienten totalmente auténticas.
Sin embargo, si los pacientes al tomar decisiones de vida importantes, basados en estas señales de alarma emocional, más que en sus objetivos, su condición inevitablemente va a deteriorarse.

Recuerde que aunque equivocado, el instinto de supervivencia sigue siendo uno de los más poderosas que tenemos, y las ilusiones creadas por el trastorno de que la propia supervivencia está en peligro son absolutamente convincentes. Y, sin embargo, el tratamiento para el TOC requiere que los pacientes hagan caso omiso de este instinto y participar en la extraordinariamente difícil tarea de no creer a la advertencia de su cerebro. sobra decir que esto puede ser muy doloroso, ya que haciendo caso omiso de lo que se siente como una advertencia legítima de su cerebro que cree estar en peligro se puede sentir como si estuviera a punto de saltar de un acantilado.

Se debe tener en cuenta que "sentirse bien" no es el objetivo inmediato del tratamiento. Primero debe pasar por el dolor de no hacer caso de falsas alarmas para sentirse mejor a largo plazo. Recuerde, cuando usted tiene TOC, usted no puede utilizar sus sentimientos para determinar si una amenaza es "real". Si lo hace, es como preguntar el Diablo las direcciones al Cielo.

En los últimos meses, Kathy ha estado luchando con la pregunta de si es lesbiana, y en este punto, que está desesperada por encontrar la respuesta y poner fin al tormento de no saber. Ella se inclina por un beso de su novio y espera que ella se sentirá la pasión que parece faltar en su relación desde que comenzaron sus luchas con el tema de su orientación sexual. Cuando él la besa, ella no siente nada. Esta ausencia de pasión sólo aumenta su ansiedad de que podría ser gay, y se pregunta cuánto tiempo más puede sostener su relación con él.

La reacción de Kathy es de una persona sin experiencia con el TOC. Si ella fuera un veterano experto de la terapia TOC, se habría dado a sí misma crédito por haber seguido adelante con su compromiso de ser cariñosa con su novio y comprendido que la ausencia de una respuesta emocional no fue un factor relevante en ese momento. Ella habría reconocido que la falta de capacidad de respuesta tenía mucho más que ver con la ansiedad que sentía por su orientación que cualquier problema en su relación.

Tanto el TOC y la depresión son condiciones que son impulsadas por poderosas emociones como la ansiedad, la culpa, la desesperación, un sentimiento de fragilidad o debilidad, angustia, pánico, desesperación, y la desmoralización. Es importante recordar, que los sentimientos, como los pensamientos, se pueden crear por sistemas independientes dentro de nuestro cerebro.
Cuando los sentimientos se generan espontáneamente de esta manera, nosotros no tenemos acceso ni control sobre ese proceso. No podemos dar forma consciente a nuestras respuestas emocionales; simplemente las experimentamos. No podemos elegir estàr feliz o estar triste. Los sentimientos son los "dividendos" de las elecciones que hacemos. De hecho, una de las premisas básicas de la terapia cognitiva es que nuestros sentimientos son un producto del significado que asignamos a nuestra experiencia.

EL TOC EN POCAS PALABRAS

El TOC es una condición en la que el cerebro intenta ayudar a la víctima a sobrevivir frente a amenazas graves.
El único problema es que estas "amenazas" no son legítimas. Después de escuchar una larga descripción de los mecanismos de TOC en el cerebro, un paciente lo resume de forma bonita diciendo:
"Así, Básicamente, el TOC es un mal funcionamiento de la amígdala en busca de una justificación temática de la intensa discordia emocional."
Las asociaciones mentales irracionales que constituyen estas amenazas reciben credibilidad por parte de las víctimas solamente porque se acompañan de emergencias emocionales intensas señales que producen una apremiante necesidad de buscar la seguridad.

Los que sufren de TOC con frecuencia mencionan que sus preocupaciones obsesivas se sienten legítimas. Sus respuestas emocionales a las asociaciones irracionales de la enfermedad son idénticas a las que
experimentarían cuando se enfrentan a amenazas legítimas a su vida o su seguridad. Debido a esto, a menudo se encuentra a personas muy inteligentes y racionales que participan en rituales elaborados para escapar de riesgos sin sentido.

Como otra de mis pacientes lo puso, "Steve, se trata de un trastorno muy estúpido que lleva una persuasión emocional muy poderosa y convincente. "El temor a contraer el SIDA de el pomo de la puerta es irracional. La preocupación de una madre amorosa que la asociación sexual que es generada por su cerebro en relación con su hija es “evidencia” de su propia desviación, esto es infundado, y sin embargo ella se preocupa por ello durante horas cada día.

Para ser diagnosticado con TOC, los pacientes deben presentar un comportamiento que resulta de la ansiedad y de sus esfuerzos para escapar de la angustia que es perturbadora y perjudica su vida en una forma significativa. Más de 80% de la población adulta admite tener extrañas asociaciones mentales automáticas, así como la naturaleza y el contenido de estas asociaciones mentales no son diferentes para quienes sufren de TOC. Sin embargo, las asociaciones de enfermos de TOC se acompañan de una abrumadora sensación de pánico y desesperación.

Se me ocurrió el término "pico" para referirme a estas asociaciones mentales con ansiedad y síntomas tan dolorosos.
Si los individuos apoyan la creencia de que sus espontáneas asociaciones irracionales reflejan profundas y significativas verdades acerca de su naturaleza básica, pueden ser resistentes al tratamiento. Aquellos que adoptan tal perspectiva; También evaluarán a menudo el éxito de su tratamiento en función de si éstas asociaciones mentales
y las emociones dolorosas que las acompañan se han detenido o al menos disminuido en frecuencia.

Sin embargo, puesto que es natural que los seres humanos que tengan pensamientos asociativos, el objetivo de acabar con ellos no es realista. Por desgracia, una gran cantidad de tiempo y esfuerzo es a menudo
dedicaron a convencer a los pacientes que no pueden medir su progreso en función de si siguen o no teniendo estas asociaciones. Desde el
objetivo primario de la terapia de conducta es el de enseñar a
el cerebro que estas amenazas/asociaciones no tienen sentido y son irrelevantes.
La elección de aceptar la presencia de estos pensamientos en realidad constituye un importante paso hacia la recuperación.

SISTEMAS INDEPENDIENTES

Muchas personas gastan una gran cantidad de tiempo y energía y experimentan una considerable frustración que vive con la creencia errónea de que nosotros, como seres humanos podemos o debemos ser capaces de evitar, controlar o alterar los sistemas del cuerpo y mente independientes. Sistemas independientes son procesos dentro de nuestra mente y cuerpo que no están sujetos a nuestra capacidad de elección de decisiones.
No podemos iniciar o detener estos procesos. Educarnos sobre las cosas en nuestras vidas que no están dentro de nuestro control pueden contribuir de manera significativa al mantenimiento de nuestro equilibrio emocional y puede facilitar el proceso de curación.

Los sistemas independientes que participan en el TOC son: 1) las manifestaciones fisiológicas / sensoriales de emociones como la ansiedad, la culpa, la ira y la depresión, y 2) las cogniciones espontáneas que constituyen los picos del trastorno. Tenga en cuenta que estos pensamientos espontáneos tendrían poca relevancia para nosotros si no fuera por la ola de angustia emocional que los acompaña.

Contrariamente a la creencia popular, los sentimientos no son el resultado directo de nuestras decisiones; más bien, son respuestas indirectas que pueden ser experimentados después de que se hizo una elección. Sus sentimientos pueden ser influenciados por su punto de vista, pero no tiene control directo sobre las emociones particulares que experimente.

Lo que muchos no se dan cuenta, sin embargo, es que los sistemas independientes dentro del cerebro tienen la capacidad de generar emociones, así como pensamientos. Por lo tanto, cuando se le da al instinto natural del cerebro de buscar seguridad en los momentos de ansiedad, usted está fundamentando inadvertidamente la activacion de estos sistemas independientes. Ceder a la necesidad de escapar de lo que tu cerebro te dice que es una amenaza, ya que "siente" que es peligroso, da credibilidad a los pensamientos y activa el instinto de tu cerebro de supervivencia.

La terapia de comportamiento ofrece métodos para influir en los sistemas independientes discutidos anteriormente. Sin embargo, los cambios que se puedan producir como consecuencia de la aplicación de las habilidades aprendidas a menudo no son inmediatos.
A continuación se muestra una lista de las reacciones espontáneas comunes creados independientemente por nuestro cuerpo y el cerebro, y sobre las cuales no tenemos control directo.

-Sensación de ansiedad o tener un ataque de pánico: palpitaciones, mareo, sensación de hormigueo, mareos, manos sudorosas, pensamiento acelerado, presión en el pecho, la constricción de la garganta, náuseas, malestar estomacal, y los sentimientos de despersonalización.

-El dolor crónico: El dolor crónico de la espalda, el cuello o las piernas consiste en síntomas independientes que normalmente se asocian con el estrés. La gente gasta cientos de dólares cada año tratando de tratar estas cuestiones médicamente cuando en realidad son el resultado de estrés mal manejado y la ira.

-Los sentimientos de debilidad muscular, espasmos: Estas experiencias son muy a menudo confundido con la esclerosis múltiple, la enfermedad de Lou Gehrig (ALS), o la enfermedad de Parkinson.

-Estado de ánimo: Las personas pueden experimentar sentimientos de tristeza, depresión o euforia sin razón aparente. Hay un subgrupo de enfermos de TOC que experimentan ansiedad y desesperación en relación con cualquier cambio en su estado de ánimo debido a su excesiva atención a tales cambios. Ellos tienden a decir cosas como: "Estoy aterrada de que estoy cayendo en una profunda depresión."

-Conciencia: Consciente de cada parpadeo, cada trago, y cada respiración. La mente también puede hacernos conscientes de las partes y funciones de nuestro cuerpo a la que normalmente prestan poca o ninguna atención. Frases, Canciones, se quedan atascadas en nuestra cabeza y se repiten son otro subconjunto de lo que se denominan obsesiones neutrales. Estas categorías se consideran neutrales, ya que no parecen representar una amenaza catastrófica.

-Quedarse dormido o despertarse: Como todos sabemos, no tenemos control sobre ir a dormir o permanecer dormido. Podría escribir fácilmente todo un artículo titulado: "El sueño, el rehén de la ansiedad."

-La excitación sexual: Nadie, hombre o mujer, puede producir un estado de excitación sexual o clímax sexual voluntariamente, aunque, paradójicamente, la gente puede experimentar síntomas de excitación cuando es la última cosa en la tierra que les gustaría.

-Parpadear: Esto normalmente ocurre por reflejo.

Los síntomas citados anteriormente representan algunas de las formas en que nuestra fisiología humana nos demuestra que no estamos en control total de nuestras reacciones corporales y asociaciones mentales. Cuando estos sistemas independientes causan disturbios en nuestras vidas y respondemos con intolerancia, desesperación y frustración, nos volvemos aún más agudamente conscientes de los mismos síntomas que queremos ver desaparecer y creer que debemos ser capaces de controlar estos síntomas sólo profundiza la perturbación que causan en nuestras vidas.

Hay dos sistemas independientes principales activos en el TOC.
En primer lugar está el componente emocional perturbador, la activación del reflejo de: la lucha o huida, asociado con nuestro instinto básico de supervivencia. Esta es una respuesta muy potente, lo que lleva a menudo a los pacientes a creer erróneamente que son "débiles" porque la experiencia puede sentirse muuy abrumadora. Después de todo, no hay nada más fundamental que nuestro instinto de supervivencia.

El segundo - y menos importante - sistema independiente en el TOC es la capacidad del cerebro para generar asociaciones mentales (lo que yo llamo "picos"). El cerebro hace automáticamente estas asociaciones cognitivas con la señal de angustia emocional discutidos anteriormente, haciendo que se sientan como cuestiones de vida o muerte.
Muchos pacientes se culpan a sí mismos por tener los pensamientos perturbadores e inquietantes que caracterizan este trastorno. Sin embargo, alrededor del 85% de la población tiene pensamientos intrusivos similares. Si los individuos con TOC no son conscientes de ello, pueden asumir erróneamente que de alguna manera son personalmente responsables de la generación de estos pensamientos y la perturbación que estos pensamientos causan en sus vidas.

Hay un subconjunto de los pacientes con TOC que se preocupan por sistemas independientes a los que nosotros normalmente prestamos poca atención. Por ejemplo, pueden llegar a ser dolorosamente consciente de cada vez que tragan, parpadean, o respiran, o pueden obsesionarse con cuestiones visuales, etc. Ya que tenemos la capacidad de "elegir" respirar, parpadear, o tragar, la gente se vuelve obsesionada con el reto de decidir cuándo es el momento "correcto" para realizar una de estas acciones.

La víctima TOC experimenta una considerable angustia porque él o ella está siendo constantemente recordaba a estas opciones. Ya que "no deberíamos ser conscientes de nuestra propia respiración, los latidos del corazón, abrir y cerrar, o tragar", el recuerdo constante de estos eventos se vuelve exasperante. Que nuestra propia mente nos mantiene alerta a cada caso nos parece como una traición. La desesperación que siguió a ser conscientes de estos procesos paradójicamente crea una mayor sensibilidad, y el pánico y la angustia nos recuerda constantemente de ellos.

Las personas con este tipo de TOC a menudo también tienen tendencias perfeccionistas. Pueden ser dolorosamente conscientes de su potencial no realizado para vivir una vida dotada y pueden sentir que estas distracciones les impiden desarrollar sus talentos. La distracción crónica de estar constantemente al tanto de los sistemas que la mayoría de la gente apenas notan arroja un manto emocional sobre su sentido de la claridad mental y libertad.

Otro subgrupo de enfermos de TOC se ven sometidos a constante generación de su cerebro de pensamientos con contenido sexual. Las personas con esta variante de la enfermedad a menudo tratan de demostrarse a sí mismos que no se excitan sexualmente por estos pensamientos para tranquilizarse a sí mismos que no son "pervertidos". La respuesta sexual es involuntaria,
sin embargo, su intento de tranquilizarse a sí mismos puede ser contraproducente ya que esto se encuentra fuera de su control.

Para estos enfermos, la constatación de encontrarse sexualmente excitados les lleva a la conclusión inexorable de que realmente son desviados sexuales.
Un paciente que trabajé tenía una erección cada vez que se acercaba a un ataúd. Estaba consternado por esta respuesta y concluyó que tenía una atracción sexual desviada a la muerte.
Una paciente se percato de lubricación vaginal significativa cuando tenía a su hija se sentada en su regazo para un cuento antes de dormir.
Ella se sintió mortificada por esto, en la creencia de que esta respuesta indica que no se podía confiar de estar a solas con su hija.

A menudo animo a mis pacientes: "Si tu no lo eliges (pensamiento, sensación) déjalo que este ahí!" El dolor de cabeza, el repentino impulso de vomitar, el pánico, los trastornos del sueño y las asociaciones mentales de miedo son sólo formas que experimentar salidas espontánea de la máquina que es nuestro cerebro.
El cerebro no tiene deseo de atormentarnos; nos envía estos recordatorios para poner a prueba la aceptabilidad de estas indicaciones. Asociaciones mentales creativas del cerebro son una parte natural de nuestros procesos mentales. Por ejemplo, cuando usted está esperando en un semáforo, observando a una madre empujar un cochecito en la calle en frente de ti, y la idea de acelerar viene a la mente, esto no es evidencia de que usted está trastornado o eres malo; este es el tipo de asociación que el cerebro normalmente hace.
Es imperativo que no se asigne ningún significado a la ocurrencia de tales pensamientos, ya que hacerlo muy probablemente aumentará las posibilidades de que se repita una y otra vez, trayendo consigo más angustia cada vez que sale a la superficie.
La dinámica de este proceso es muy similar a la de "no tratar de pensar en un elefante rosa."
Si lo rechazas más aparecerá.

Con demasiada frecuencia, mis pacientes creen que la recuperación significa una interrupción de tales pensamientos asociativos perturbadores. El problema aquí es que se centra en los elementos equivocados como medidas de su recuperación. Si nos centramos en la actividad de los sistemas automáticos que producen ansiedad, depresión o apatía para determinar si hemos logrado avances, entonces estamos enviando un mensaje a nuestro cerebro que la presencia de estos sentimientos es un problema, y a menudo el resultado será que se experimenta más de estos sentimientos.

Cuando estamos angustiados sobre el estrés, sólo invita a más estrés.
"que no te dé un dolor de cabeza por tener un dolor de cabeza."
No se preocupe por sentirse deprimido. Un estado de ánimo deprimido a menudo es el producto de un sistema automático, y debe ser administrado por el estado de ánimo de hacer elecciones independientes.
"Me sentí mal, pero no cancelé la fiesta que había planeado para esa noche."

El sistema independiente que regula la calidad y / o la duración del sueño puede tener un impacto dramático en otro sistema automático - el estado de ánimo. La mejor manera de no quedar atrapado en el campo gravitatorio negativo de un sistema automático es asegurarse de que sus opciones de vida no están determinadas por sus estados emocionales, y que su conducta - sus metas - guie sus decisiones cada minuto de cada día.

¿QUIÉN ESTÁ CONDUCIENDO EL BARCO?

¿Cómo haces las decisiones más importantes de tu vida? ¿Están controladas por los caprichos de tu cerebro? Cuando el cerebro dice: salta, tu le dices, "¿Qué tan alto?" ¿O puedes comportarte de una manera que es independiente de los pensamientos automáticos enviados por el cerebro?

El TOC es un trastorno en el que estos pensamientos automáticos son acompañados por fuertes emociones que se originan en una parte del cerebro que simplemente reacciona, donde no existe la autonomía (voluntad).
Cuando usted tiene OCD, si no permanece vigilante acerca de tomar decisiones que se dirigen hacia su recuperación, si se permite ser manipulado por las señales reactivas de su cerebro, usted se encontrará entregado más y más al control de la enfermedad.

¿La cola dirige al perro? Nuestros constantemente cambiantes estados emocionales son los que determinan lo que elegimos a cada momento?
¿El éxito del tratamiento del trastorno obsesivo compulsivo dependerá de la disposición percibida por el cerebro para enfrentarse a los retos de las tareas diarias de ERP, o depende de la determinación del paciente para hacer todo lo necesario para tener éxito? Se necesita una vigilancia constante para asumir la responsabilidad sobre una base consistente para tomar las decisiones conscientes y deliberadas que expresan nuestra autonomía.
A final de cuentas, tenemos que elegir nuestro camino basado en nuestros objetivos autónomos, no en los estados emocionales de nuestra búsqueda del placer, el cerebro siempre busca evitar lo que no le es placentero.
En las sesiones de terapia, yo regularmente pregunto a mis pacientes, "quién está conduciendo el barco?" Esta pregunta desafía a los pacientes para examinar si están tomando decisiones conscientes y deliberadas que cumplan su agenda para la recuperación.

Parafraseando a Viktor Frankl, entre el estímulo y la respuesta, hay una oportunidad para todos nosotros de ser conscientes de nuestra libertad de elegir una respuesta que sirva a nuestros intereses y favorece la expresión de nuestros valores más altos.

Emily está considerando la posibilidad de realizar un ejercicio de exposición a un nivel de amenaza emocional superior que cualquiera que ha intentado hasta el momento en su tratamiento. Su cerebro le dice que ella está extralimitándose y que no va a ser capaz de soportar la intensidad de la tensión que va a experimentar con esta exposición.
Su pensamiento involuntario es que este ejercicio es un reto demasiado grande para ella a tomar en este momento de su tratamiento.
Como resultado, ahora se siente Emily inmovilizada. Ella siente que debe esperar a que su cerebro la libere de su agarre emocional antes de que pueda asumir este reto. Sin embargo, buscando el permiso de su propio cerebro para participar en este ejercicio le elimina de la silla del capitán en la vida y la coloca en la parte posterior de la embarcación como pasajero, le está tomando el pelo.
Le pregunto: "¿Quién está conduciendo el barco?" Le recuerdo que si se espera a que su cerebro le diera la luz verde y baje la pared emocional de terror, su recuperación dependerá de un mal funcionamiento del sistema que está tratando de protegerla de los peligros que nunca existieron en el primer lugar.

La falta de la agencia se produce cuando las personas deciden que no tienen la capacidad o potencial para alcanzar una meta. Esto sucede a menudo cuando se aprueba la programación negativa de su cerebro que se basa en su historia personal. Una respuesta común que refleja una falta de agencia es cuando los pacientes me dicen que ellos no realizaron una tarea, ya que "no pudieron encontrar el tiempo."
Yo suelo responder a esto diciendo: "Creo que encontrarás algún tiempo escondido debajo de los cojines del sofá de la sala. "El tiempo no se encontrará! Se asigna por las propias decisiones. Cuando veo a los pacientes que afirman que son "incapaces" de tomar decisiones orientadas al crecimiento, cito las palabras de John Bach, "Abogar por sus limitaciones y, por supuesto, son suyas."

Los pacientes a menudo se quejan de que los ejercicios de exposición asignados a ellos son demasiado difíciles, es posible que digan: "La ansiedad era abrumadora". Tales ideas transmiten la creencia de que nuestra libertad para tomar decisiones es contingente, ya sea de las influencias externas u obtener permiso de nuestro propio cerebro para proceder.

Puede ser desagradable tomar la responsabilidad completa de la manera que elegimos asignar nuestro tiempo. A menudo consideramos los procesos de la vida como una serie de obligaciones, "esenciales", y responsabilidades. En otras palabras, tendemos a no "poseer" nuestro propio tiempo.
La falta de agencia (compromiso) se demuestra cuando usted dice: "No puedo hacer esto," en lugar de "estoy eligiendo no soportar la molestia." Cuando se utiliza la palabra "puede que no," usted está tomando la posibilidad de hacer una elección autónoma fuera de contexto y se pierda la oportunidad de evaluar honestamente sus recursos o la capacidad de recuperación en relación con el desafío que está considerando.

¿Cuántas veces hemos propuesto alcanzar una meta sólo para encontrar que, debido a una supuesta falta de control, nuestros esfuerzos no tuvieron éxito? En tales casos, culpamos circunstancias externas o, peor aún, podemos entonces concluir que simplemente éramos incapaces de alcanzar el objetivo? Si no somos conscientes de quién tiene el derecho y la responsabilidad de tomar nuestras opciones, entonces lo más probable es que la dificultad emocional de las tareas que enfrentamos es la que va a determinar lo que elegimos.

Cuando nos sentimos débiles, podemos tomar la decisión no disciplinada - el camino de menor resistencia puede ser muy seductor.
"Golpea el despertador, es demasiado doloroso salir de la cama.
"Lo contrario a sus propios objetivos, la mente no siempre elige el camino que será más beneficioso en el largo plazo. Si usted va a un club nocturno, decide en la sobriedad de la mañana cuántas bebidas se permitirá consumir esa noche. Luego, a medida que transcurre la noche, verá si se puede mantener el compromiso que se hizo a sí mismo y no tener en cuenta las invitaciones seductoras de su cerebro para tomar sólo una más.

El cerebro tiende a buscar el placer por encima de todo. Si no distingue entre esta voz interna de la búsqueda del placer y la agenda más disciplinada de su ser autónomo, es probable que termine repitiendo muchas de las opciones que ha tomado y que ha llegado a lamentar.

Como se dijo anteriormente, cuando se tiene TOC, su cerebro le envía los mensajes más convincentes que pueda para conseguir llevar a cabo un comportamiento ritualista para obtener alivio.
De acuerdo con su cerebro, usted está en grave peligro y necesita desesperadamente de liberarse a sí mismo del peligro percibido. Sin ser consciente de su capacidad para identificar las señales con un tema de TOC, es muy probable que ceda a los impulsos del cerebro para escapar.

Por desgracia, cuanto más crea en su TOC, más atrapado será por él y menos funcional se volverá en su vida diaria. Al obedecer las directivas del cerebro para mantenerse a salvo a toda costa, este ciclo que limita la vida es potencialmente infinito.
Por otro lado, cuando son educados acerca de su condición y aprenden las habilidades que le permiten hacer valer su independencia frente a la enfermedad, en su lugar puede tomar decisiones que reflejen sus valores e intereses autónomos. En el tremenda tira y afloja entre su autonomía y esfuerzos urgentes del cerebro para "proteger"
Si no se asegura que siempre permanece en la silla del capitán, se encontrará viviendo una existencia cada vez más perjudicada y llena de ansiedad.

LA ILUSIÓN DE TENER UNA OPCIÓN

Cuando usted tiene TOC, a veces puede sentir como que no tiene más remedio que tratar de escapar de las "amenazas" sobre las que está experimentando tanta ansiedad. Cuando el cerebro le envía estas señales, sin embargo, su objetivo debe ser seguir abierto a todas las elecciones disponibles para usted, no sólo a los dictados por el trastorno.
"¿Me lavo las manos y escapar de la amenaza de enfermarme, o elijo correr el riesgo de enfermarme" Lo que es importante es que elija comportarse de una manera que mejore su libertad y demuestre a su cerebro que la "amenaza" sobre la que le advierte es irrelevante, en lugar de ceder repetidamente en la urgencia emocional que le exige que busque alivio.

"No podía salir de la cama ayer." "Yo no tengo la energía para hacerlo." "No puedo tomar la ansiedad abrumadora que siento cuando ignoro la amenaza." He oído estas declaraciones auto-limitantes a diario.
Como ya he mencionado anteriormente en este artículo, a veces intento rebatir la afirmación de un paciente que él o ella es demasiado débil para manejar los desafíos de la enfermedad, pero el paciente cree que no soy comprensivo con lo difícil que es para él o ella elegir la respuesta terapéutica.
Esta arraigada falta de poder por parte del paciente puede conducir a un terapeuta para bajar sus brazos y rendirse a la convicción del paciente de que él o ella realmente es limitada.

Un paciente que me impresionó mucho voló a Nueva York un día, y entró en mi oficina con manos temblorosas y una cara blanca pálida. Me miró como si estuviera a punto de confesar un crimen terrible para el que yo sin duda iba a llamar a la policía.
Él me informó con gravedad que desde que tenía 18 años, había estado teniendo pensamientos de hacer daño con violencia a sus seres más queridos - los miembros de su familia. Por último, al llegar a su límite ya no estaba dispuesto a seguir viviendo con este terrible secreto, recogió todas sus posesiones valiosas y documentos financieros personales, llamó a sus hijas ahora adultas a su lado y, mortificado, confesó que durante muchos años había estado teniendo pensamientos asesinos, algunos de los cuales les habían incluido a ellas.
Sus hijas, que esperaban un anuncio de un desastre inminente, dieron un suspiro de alivio y dijeron con una sonrisa: "Papá, sólo tienes TOC. Es necesario que tomes tratamiento.
"Durante más de treinta años, este hombre había estado en silencio sufriendo con este" secreto "porque no se había dado cuenta que es normal que la gente tenga tales pensamientos. Después de dos meses de terapia intensiva, había progresado tanto que él era capaz de bromear acerca de cómo su mente todavía estaba generando estos pensamientos tontos. Los picos se habían convertido en irrelevantes.

EN RESUMEN

La esencia de todo lo que se ha dicho en este artículo es que si su objetivo es recuperarse del TOC o simplemente vivir una vida más plena y más significativa, tiene que asumir la responsabilidad de tomar decisiones conscientemente, conscientes y autónomas que reflejan su agenda, su metas y sus valores.
La atención plena significa ser consciente de la diferencia entre la voz de su cerebro (un sistema automático) y la voz del guardián de la puerta (tu voz autónoma).
Las personas que participaron en la terapia para el TOC se dedican a un tira y afloja enormemente difícil entre sus objetivos autónomos y la inclinación de su cerebro de
buscar el camino de menor resistencia. la voz autónoma del paciente dice:
"Quiero recuperarme", y la voz del cerebro del paciente (la máquina) dice aún más fuerte: "Aléjate, hay que escapar del peligro a toda costa!"

Para tener éxito en la terapia, debe hacer algo muy difícil y doloroso emocionalmente, y es esencial que usted no intenta colocar la responsabilidad de tomar estas decisiones sobre los hombros de su terapeuta. También debe comprender y esperar que su cerebro no le guiará automáticamente hacia sus objetivos, independientemente de lo beneficiosos que estos sean.

Mi predicción es que la gran mayoría de las personas que leen este largo ensayo va a creer que después de terminar que han logrado algo significativo en términos de hacer cambios en sus vidas.
En sentir de esta manera, es posible que se deje engañar por su cerebro en la creencia de que sólo la lectura y la comprensión de las palabras, por sí mismas, va a provocar cambios significativos en sus vidas, y por desgracia, nada podría estar más lejos de la verdad.

La comprensión e incluso el haber sido inspirado por las palabras de este o cualquier otro artículo es sólo el primer paso en el proceso de fabricación de los tipos de cambios que discuto. El más difícil (y esencial) es en realidad el paso de tomar las decisiones y tomar las acciones que traen estas palabras a la vida. Por lo tanto, no se conforme con haber ganado una cierta penetración sobre el TOC o de vivir una vida más útil y significativa.

Es por esta razón por la que odio los libros de "autoayuda". La mayoría de las personas que los leen piensan que el cambio deseado se produce como resultado de haber completado la lectura, sin embargo, no son conscientes de lo que significa realmente hacer una elección disciplinada. Salir y hacer el trabajo que se requiere para convertir conocimiento y comprensión de los cambios de comportamiento en algo real.

Eso es lo que este artículo es realmente busca - girar la comprensión y la inspiración en la intención, y la intención en acción. Y eso es lo que realmente significa la elección.

Fuente: ocdonline.com / artículos / choice (fragmento)